El propósito de esta terapia es potenciar el desarrollo de una identidad sana e integrada para facilitar la transición a la etapa adulta con más recursos personales.

Los jóvenes podrán incrementar su repertorio de habilidades sociales, favoreciendo el desarrollo adecuado de la conducta interpersonal, previendo conductas riesgosas.

Incrementar capacidad para enfrentar problemas asertivamente, habilidad para reconocer y reducir la exposición a situaciones de riesgo para promover un desarrollo emocional sano.

Cualidades a desarrollar en este curso:

Inicio

Psicóloga clínica:

Experiencia Profesional.